Primer amanecer del 2019

Escribo esto mientras mi hijo duerme sobre mi pecho.

Justo cumplimos el primer mes de conocernos, un mes antes de lo que esperabamos.

Han sido semanas de ajustes, de aprender a entendernos sin la restricción de las palabras.

Hace un año no habría podido predecir esto, hace un año volvía de rodar en Nicaragua, y no sospechaba el conflicto que iba a comenzar en abril y continua al día de hoy.

Fue un año de muchas primeras veces…

Frente al Templo de Debod, Madrid, España.
Una puesta de Sol invernal en mi antiguo barrio.

Volví a España después de mucho tiempo, viajé con mi pareja y fue hermoso presentarle lugares y personas que han sido y son importantes en mi vida. Existe un olor particular en el invierno europeo que ya había olvidado.

Fue un momento importante de reencuentros.

La Sagrada Familia, Barcelona, España.
La Sagrada Familia, la luz entra como en el interior del bosque nuboso.

Extrañamente, después de tantos años y viajes a la península, por primera vez entre a la Sagrada Familia, y su interior me traslado al bosque nuboso que ahora es mi hogar.

La vía láctea vista desde Monteverde
El corazón del cielo.

Cuando regresamos a Costa Rica vimos finalmente nuestra casa terminada, y la noche nos regalo la vista del corazón del cielo.

Fiestas de Santa Cruz, Guanacaste
La caída del liberiano

Este año fue también el de El Bloque Documental, la oportunidad de compartir con otros fotógrafos la realización de proyectos colectivos, así como de locuras colectivas, la primera fue meternos a la barrera de las Fiestas de Santa Cruz.

Luego han venido otros proyectos más relajados, como la procesión del Cristo de las Cintas en Cot, una tradición que disfrute mucho por su simbolismo.

Procesión de El Cristo de las Cintas en Cot de Cartago.
Procesión del Cristo de las cintas.

Todos los participantes están conectados a través de cintas al Nazareno, para mi es una metáfora de como todos cargamos el peso del mundo, nadie es una isla.

Tucanes en el bosque nuboso de Monteverde.
Tucanes fuera de lugar.

Y por eso es que esta imagen de los tucanes me resulta alarmante, esto fue atrás de nuestra casa, hace veinte años esta altura no era su habitat, y esa tarde conté nueve en ese árbol.

Algo esta cambiando, y es en los ecosistemas delicados, como los arrecifes y el bosque nuboso donde esto se vuelve evidente.

Valle Rojo, Perú
El Valle Rojo

También tuve la suerte de viajar a Perú este año, mi primer viaje a solas con mi madre, una especie de pausa antes de asumir de lleno la paternidad.

Realicé mi primera caminata a más de 5000 metros sobre el nivel del mar, un paisaje hermoso, pero a la vez angustiante, muchas de esas montañas eran picos nevados no hace mucho tiempo.

Las que fueron nieves eternas han empezado a desaparecer, queda al descubierto un nuevo paisaje lleno de incertidumbre.

La vía láctea sobre el desierto.
El desierto.

También conocí el desierto por primera vez, y me perdí en el vacío y la inmensidad del cielo.

Tuve tiempo para pensar, para plantearme muchas cosas, y aunque tengo muchas dudas respecto al futuro, y el año nos mostró uno de los rostros más horribles de nuestra sociedad, este niño que reposa sobre mi pecho es para mí un compromiso con la vida, con la creencia que el universo se enriquece cada vez que alguien lo mira y descubre maravillas.

Esta primera mañana del año es una invitación para volver a aprender el mundo.

Luciano, primer mes de vida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s